12 jul. 2011

Quizá no sea guapa. O lista. Puede que no tenga buen cuerpo, claro que no. Quizá no sea la última en nada, pero tampoco soy la primera… Quizá no sea popular. Puede que me hagan llorar. Y me harán reír. Quizá no dibuje bien, ni corra rápido. Y, ¿sabes? no tengo las piernas bonitas. A lo mejor… encontrarán en mí mil defectos. Y por cada defecto, yo encontraré mil virtudes. Y mil amigos que me las repitan. Mil momentos que repetir. Y sí, tal vez lloraré en ocasiones, llegaré a pensar que nadie me quiere, escucharé a Robbie Williams y me sentiré idiota. Y… claro, seguro que tendré miedo a decir que no. Y me arrepentiré de no haberte besado cada Junio, seguramente nunca aprenderé. Me apuesto lo que quieras a que seguiré teniendo mariposas en el estómago las noches de verano, cuando estamos solos. Y me enamoraré de ti mil veces más, y comeré helado de tamaño familiar mientras veo El diario de Noa en el salón. Puede que no tenga buen culo, que pierda el autobús cada dos por tres. Tal vez siempre llegue tarde. Y… tal vez decidí vivir sin reloj. No sabré estar a la altura muchas veces. Y seguro que aprenderé de mis errores. Tal vez conozca mucha gente que no vale la pena. O… a lo mejor no tanta. Y conoceré mejor a la gente que ya está hay y que lo a estado siempre, pero es que entre esas personas estas tú. Y sé con certeza y no me da miedo poner la mano en el fuego cuando digo que te quiero a más que a nadie. Por que sé que eres esa persona…que sabrá que no soy guapa. Admitirá que no soy lista. Me hará la primera en su vida. Me haga reír. Y sonreirá cuando le cuente que… Quizá no sea perfecta pero… tal vez nunca quise serlo...

No estoy loca, simplemente tengo sobredosis de felicidad.

Cuando te duela mirar hacia atrás y te de miedo mirar adelante, mira hacia la izquierda o la derecha y allí estaré, A TU LADO.

Damas 2012

Lucha

Hace mucho aprendí que si quieres algo, tienes que luchar a muerte por conseguirlo, a base de ostias la vida me enseñó que los finales felices son cosa de hollywood, mis amigas me enseñaron el valor de las cosas pequeñas, mis padres que nada es para siempre y mi profesor que los sueños sueños son...Tú me enseñaste lo que es querer y lo que es sufrir, me enseñaste que para lograr algo hay que ser constante. Fruto del sacrificio y del trabajo se consiguen los objetivos que te marques...y hace tiempo me planteé que mi principal objetivo fueses tú.Sin imposibles, sin distancia, sin terceros y sin presiones.
Porque al fin y al cabo, mi felicidad está en la palma de tu mano..